Cómo saber si un perro tiene rabia en 5 pasos ¡Descúbrelo!

La rabia es una enfermedad viral, aguda, infecciosa y altamente contagiosa, la cual afecta a los mamíferos tanto domésticos como salvajes, incluyendo al ser humano y a los perros. Dicho virus se encuentra en la saliva y en las secreciones de los animales infectados; por tanto, una mordedura, el contacto de la saliva con ojos, mucosas o heridas recientes, bastará para contraerlo. A continuación, te compartiré una pequeña guía donde aprenderás cómo saber si un perro tiene rabia en 5 pasos.

¡Lee con atención, no pierdas de vista ninguna señal y recuerda que, ante cualquier sospecha, la mejor opción es acudir, inmediatamente, a un centro veterinario!

Paso #1: Cómo saber si un perro tiene rabia, ¡reconoce sus síntomas!
Cómo saber si mi perro tiene rabia

Primera fase

La incubación de la rabia canina suele durar entre 1 y 3 meses, es asintomática. En la etapa inicial de la enfermedad, la cual oscila entre dos y diez días, se presenta una sintomatología y malestar general, el perro parecerá enfermo y reaccionará negativamente ante ciertos estímulos. Los síntomas iniciales no específicos incluyen:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Ansiedad
  • Agitación
  • Vómito
  • Diarrea
  • Pérdida de apetito
  • Dolor o sensibilidad muscular
  • Dificultad para tragar
  • Tos
  • Fotofobia

Segunda fase

En una fase más avanzada, el can presentará una actitud agresiva o muy irritable; la saliva excesiva será un signo de alerta muy característico del virus. Además morderá cosas sin ninguna explicación e, incluso, intentará atacar. Algunas señales menos comunes son la falta de orientación y las convulsiones.

Tercera fase

Posterior al anterior período, se desarrolla una tercera etapa conocida como “rabia paralítica”; se llama de esta manera porque ocasiona parálisis en algunas zonas del cuerpo del peludo infectado, la cual puede empezar en las patas traseras hasta llegar al cuello y a los músculos faciales; en caso de que la parálisis llegue a afectar el diafragma, el perro morirá de asfixia. De igual forma, el animal presentará:

  • Confusión
  • Letargo
  • Caída de la mandíbula inferior,
  • Ladrido anormal
  • Salivación excesiva que crea espuma alrededor de la boca
  • Espasmos faríngeos
  • Dificultad para tragar

Otros síntomas de alerta

La rabia canina puede manifestarse de forma furiosa o excesivamente agresiva, la que debe manejarse con mucha precaución para evitar mordeduras y, por ende, el contagio.

Los síntomas de dicha rabia aparte de los ya mencionados, como la salivación, la irritabilidad, el comportamiento anormal, la inquietud y la inapetencia, aparece la hidrofobia o miedo al agua, morderá rocas, basura o sus propias patas.

Es muy importante tener claros todos los síntomas anteriores; cómo saber si un perro tiene rabia, no solo te ayudará a prevenir un ataque sino que te dará pistas si tu can ha contraído la enfermedad; no olvides que la mejor forma de prevenir este grave y mortal problema de salud es la vacunación temprana y regular.

Paso #2: Busca evidencias

Buscar marcas de mordidas, heridas abiertas o rasguños es uno de los procesos imprescindibles que te ayudarán a determinar si tu perrito ha contraído el virus de la rabia.

Aunque es una buena estrategia, no se puede olvidar que si la saliva de un animal infectado entra en contacto no solo con la sangre sino con las mucosas, es decir, con los ojos, la boca y las cavidades nasales, el contagio es inevitable.

La rabia se propaga por el organismo hasta llegar al sistema nervioso central, la médula espinal y el cerebro; luego se desplaza hacia las glándulas salivales y se dispone a infectar una nueva víctima.

Desafortunadamente, la rabia no tiene cura ni tratamiento; por este motivo no dudes en vacunar a tu perro a tiempo porque siempre estará expuesto. La salud y bienestar de tu mascota depende solo de ti, no esperes a que contraiga la rabia para poder reaccionar, concientízate y previene un doloroso padecimiento y su posterior fallecimiento.

Paso # 3: Acude urgentemente a un centro veterinario

La rabia es una enfermedad que afecta a todos los mamíferos

Si tu amado perro ha sido mordido por otro can o mamífero, o, por su parte, estuvo cerca de un animal que te genere sospechas, lo más indicado es que te dirijas prontamente a un centro veterinario y salgas de dudas.

Cómo saber si un perro tiene rabia no es tan fácil a simple vista; sin embargo, un veterinario podrá examinar, detenidamente, a tu mascota y determinar si se ha contagiado o se trata de una falsa alarma.

Por ejemplo, si el perro infectado nunca ha sido vacunado contra la rabia, la posibilidad de sobrevivir es casi nula; en la mayoría de los casos, se opta por aplicar la eutanasia al can rabioso para impedir que el virus se siga propagando.

Ahora bien, si el dueño del peludo se opone a la eutanasia, el perro se pondrá en cuarentena y deberá permanecer varios meses bajo observación veterinaria. En caso de que tu perro supere este episodio y no se vuelva rabioso, podrá volver a casa tras ser vacunado.

Por otro lado, si tu mascota ha sido vacunada contra la rabia, el profesional procederá a aplicarle una vacuna de refuerzo y le hará seguimiento durante 40 días; es indispensable que mantengas al perro alejado de otros animales y humanos durante la cuarentena.

Paso 4: ¡Cuidado!, la rabia puede confundirse con otras enfermedades

En la primera etapa de la rabia canina surgen síntomas muy generales que podrían indicar el padecimiento del virus o de muchas otras enfermedades. En cualquier caso, lleva a tu peludo al veterinario; los dueños de mascotas siempre tenemos un sexto sentido que nos advierte que algo no anda bien.

El decaimiento, la fiebre y los cambios de conducta son las principales señales de que la salud de nuestro animal peligra. Algunas de las enfermedades que tienden a confundirse con la rabia son:

  • Meningitis canina: inflamación de las meninges, las cuales son las capas membranosas que cubren el cerebro y la médula espinal. Las señales son: fiebre muy alta, rigidez, espasmos musculares, letargo, vómito, convulsiones, agitación, depresión e inapetencia.
  • Hepatitis infecciosa canina: enfermedad vírica que causa fiebre, anorexia, vómito, aumento de la secreción nasal y ocular, edemas subcutáneos y dolor abdominal.
  • Tétano: enfermedad, por lo general, mortal producida por una potente neurotoxina llamada exotoxina tetanospasmina. Los síntomas son: extrema rigidez muscular, reacciones violentas a estímulos táctiles o auditivos, retención urinaria, estreñimiento y sensibilidad a la luz.
  • Tumor cerebral: se define como el crecimiento anormal de células; los tumores cerebrales causan signos progresivos, entre los que se encuentran las convulsiones, cambios de comportamiento, pérdida de equilibrio, debilidad, vómito, dificultad para tragar, pérdida de apetito, temblores y ladrido inusual.
  • Toxoplasmosis: enfermedad infecciosa causada por un parásito protozoario; la sintomatología más común es: debilidad muscular, letargo, problemas respiratorios, parálisis completa o parcial, falta de coordinación en los movimientos, inapetencia, temblores, vómito, diarrea y convulsiones.
  • Intoxicación: dependiendo del tipo de sustancia y la cantidad que haya consumido el can, los signos de alerta pueden ser más o menos agudos; sin embargo, los más usuales son: vómito, diarrea, debilidad, somnolencia intensa, fiebre, salivación excesiva, problemas respiratorios, temblores, espasmos musculares, convulsiones e irritación.

Cómo saber si un perro tiene rabia es un tema que no debe tomarse a la ligera puesto que, en muchas ocasiones, corremos el riesgo de equivocarnos por las similitudes sintomatológicas que comparte con otras enfermedades.

Paso #5: ¡Vacúnalo, no lo expongas ni te expongas a la rabia!

¡Vacuna a tu perro y previene la rabia canina!

La mejor, más práctica y efectiva alternativa para evitar que tu perro contraiga rabia es la vacunación. Es importante que fijes un calendario regular con la ayuda del veterinario, esto con el fin de que mantengas a tu peludo al día con todas las vacunas pertinentes.

En muchos países existen jornadas de vacunación canina, en las cuales se aplica una dosis gratuita, a cada can, contra dicha mortal enfermedad.

La idea es que seas muy puntual y te tomes el papel de dueño(a) responsable muy en serio, ¡él sabrá recompensarte con mucho amor y compañía incondicional!

Como medida de prevención, aparte de la vacunación, para que tu can esté seguro y no contraiga el virus, lo más sabio y conveniente es mantenerlo alejado de animales salvajes o callejeros.

También es básico que tú te mantengas al margen de zonas altamente peligrosas, donde puedas tener contacto con animales salvajes o domésticos contagiados, ¡no olvides que también corres peligro de contraer rabia!

Ahora bien, si te muerde un perro y, según los 5 pasos de cómo saber sin un perro tiene rabia, llegas a la conclusión de que efectivamente tiene la enfermedad, lava la herida con abundante agua y jabón, trata de ir al médico lo más pronto posible y sigue sus indicaciones al pie de la letra.

Recomendaciones finales

  • No subestimes la eficacia de las vacunas y apuéstale a la prevención como la mejor cura para enfermedades virales, infecciones y altamente contagiosas como la rabia.
  • Ante cualquier síntoma de rabia que presente tu perro, no dudes en acudir inmediatamente a un centro veterinario.
  • No bajes nunca la guardia, examina el comportamiento de tu perro y todos los cambios que presente. Tu can solo te tiene a ti, ¡ofrécele una buena calidad de vida, disminuye el riesgo de que contraiga enfermedades pero, sobre todo, tenle mucha paciencia y bríndale amor!

 

Leave a Reply